Consejos para trabajar seguro sobre el andamio

Consejos para trabajar seguro sobre el andamio
09/07/2018

Estas estructuras de acero son un elemento fundamental para la labor de construcción o rehabilitación de cualquier edificio. Su función es clara: servir de plataforma de apoyo al operario para hacerle el acceso más adecuado sobre la zona que tiene que trabajar.

Al tratarse de un elemento que se emplea en altura provoca que las medidas de prevención y seguridad a adoptar sean más que importantes. En ningún caso se puede poner en peligro la vida de un empleado y por ello recordamos cuales son las principales recomendaciones.

Para evitar cualquier caída es primordial que las bases del andamio estén bien asentadas sobre el terreno para evitar corrimientos que hagan moverse o desequilibrar la estructura. Hay que establecer un buen perímetro de seguridad para analizar zanjas o espacios cercanos que pueden entorpecer la estabilidad. La zona debe ser lo más segura posible. Nunca puede construirse una base de andamios sobre otros materiales como ladrillos, bidones… Las plataformas que componen la estructura sobre la cual se apoya el trabajador deben estar unidas entre sí para evitar huecos que sean peligrosos en el paso del operario.

La revisión y el mantenimiento en óptimas condiciones de los andamios también son aspectos básicos para una buena seguridad en el trabajo en estos elementos. En primer lugar, hay que realizar una constante comprobación del buen estado de las plataformas, amarres, estabilidad….  Por otra parte, el orden y la limpieza también son fundamentales. Los operarios deben evitar la acumulación de materiales o herramientas sobre las plataformas. Es muy peligroso trabajar sobre una zona en altura si te encuentras sobre ella artículos que no te esperas y pueden ser el motivo de una caída inesperada.

Los peligros más comunes que se detectan en las revisiones al trabajo en altura con andamios son varios. Uno de ellos el trabajar sin un cinturón de seguridad porque hace que el moverse sea más lento, pero más vale ir a un ritmo más tranquilo que elevar el peligro de caída. Otro, es el acopio de materiales en las plataformas que pueden provocar el tropiezo de un operario a varios metros de altura del suelo, lo que supone un gran peligro.

Los riesgos más habituales a los que se enfrenta el trabajador si desobedece  las normativas de seguridad son: caídas desde distinto nivel por tropiezos o desequilibrios, el desplome de la estructura por fallos de estabilidad o mantenimiento, el quedarse atrapados entre los huecos que se han dejado entre plataformas, o los golpes inesperados con zonas de la estructura del andamio.  

Y ahora en verano, para el trabajador que desarrolle su empleo en el exterior (en andamios) el peligro aún puede ser mayor. Un mareo por falta de hidratación o por sufrir un golpe de calor, si el operario no cuenta con la sujeción adecuada  con el cinturón o sin la estabilidad óptima bajo sus pies el riesgo de caída es elevadísimo. Seguir la normativa y las recomendaciones puede evitar accidentes.

¿Quieres saber más sobre el origen de los andamios? No te pierdas nuestro último artículo.

¿Compartimos?
Escribe un comentario sobre el post. ¡Nos encantará leerte!